Tamano de fuente

El Quichua Santiagueño

El Quichua Santiagueño

El quichua santiagueño constituye una de las dos variedades dialectales quechuas que aún se hablan en el Noroeste Argentino (NOA). Es el testimonio vivo de la extraordinaria difusión que alcanzara el idioma oficial del antiguo imperio del Tahuantinsuyo, una de las civilizaciones más portentosas del continente. Su vigencia, a pesar de la sistemática campaña de eliminación a través de la instrucción pública, es motivo de asombro para algunos y de legítimo orgullo para otros. Aunque el quichua se habló en todo el NOA hasta hace un siglo atrás, la variedad santiagueña ha quedado confinada a una región que ya no guarda continuidad territorial con el área actualmente ocupada por el resto de la familia quechua. El quichua santiagueño es una de las dos variedades dialectales quechuas que se hablan en la República Argentina y su distribución territorial cubre la zona central de la Provincia de Santiago del Estero

con una prolongación hacia el norte siguiendo el curso del Río Salado. Pertenece a la rama del Chinchay Meridional del grupo QII o Huámpuy en la clasificación de los dialectos quechuas.
Santiago del Estero, con una superficie de 136.531 km2, forma parte de la región denominada Noroeste Argentino (NOA) junto a las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca y La Rioja. El NOA es una región que se caracteriza por los rasgos lingüísticos comunes a todas las provincias que la componen, que provienen del sustrato quichua y de otras lenguas comarcanas ya extinguidas. Estas provincias comparten además características históricas y culturales que las diferencian claramente del resto de la República Argentina.

 

La Provincia de Santiago del Estero se divide actualmente en veintisiete departamentos de los cuales ocho se hallan en plena zona quichua, seis están parcialmente en dicha zona y hay otros seis departamentos en la periferia de la misma con un reducido número de quichuahablantes. 
La zona de habla quichua comprende en su totalidad los departamentos Figueroa, Sarmiento, San Martín, Silípica, Loreto, Avellaneda, Salavina y Atamisqui. Parcialmente y en el centro de la provincia, cubre parte de los departamentos Robles, Capital, Ibarra y Gral. Taboada. La zona quichua se extiende hacia el norte por los márgenes del Río Salado, cubriendo una franja a través de los departamentos Copo, Pellegrini, Alberdi y Jiménez; y también hacia el sur tomando parte de los departamentos Aguirre, Ojo de Agua y Quebrachos. 
Históricamente, siempre se habló de los ‘catorce departamentos de habla quichua'. El folklorista Sixto Palavecino, músico y quichuahablante de reconocida labor en la difusión de la lengua, se refiere a ellos en esta chacarera titulada Quichua rimaqkuna :

Llaqta quichua rimaqkuna

chunka taaniyoqmi kanku

atuchaqniysh kikisitun

idyoma quichuap rimanku.

Yuyakuyta qallarini

kunan na sapa sapata,

Atamishqui, Salavina,

Robles Avellanedata.

San Martinpas Loretopas,

Rivadavia Taboadapas,

Silípica Morenoan,

Sarmientopas Matarapas.

Suyachkaychis manaraqchu

wakenqa inam chusachkan,

kaypi yaykun  Capitalpas

Figueroa na chayachkan.

Nisusniykish puchukani

tukuypa sutinkunata,

chay departamentos kanku

quichuapi rimaqkunaqa.

de donde se desprende que,  para Palavecino, los catorce departamentos son: Atamisqui, Salavina, Robles, Avellaneda, Rivadavia, Taboada, San Martín, Loreto, Silípica, Moreno, Matará (actual Ibarra), Sarmiento, Capital y Figueroa. (Fuente Prof. Jorge Alderetes, en internet)

Sixto Palavecino nació en la localidad de Barrancas, departamento Salavina, un paraje donde habitan sus coterráneos que han mamado la lengua quichua, idioma que ha tenido sus raíces en todo el departamento. A los diez años comenzó a tocar el violín fabricado por él mismo, un instrumento que, a pesar de ser europeo, penetró en la música folclórica, tal vez por haber sido evangelizados los nativos de esa zona, con la entrada de la conquista, por San Francisco Solano ejecutando el violín. Ha reivindicado este idioma volcado a la poesía para su música sachera, idioma que fue despreciado por más de cuatrocientos años, y llevado más tarde a los medios de comunicación como la radio, para difundir durante 37 años consecutivos mediante un programa llamado “Alero Quichua Santiagueño” que se emite por la emisora L.RA 21 Radio Nacional Santiago del Estero, única emisión radial en lengua indígena americana.

Nacido un 28 de marzo de 1915trabajó siempre en la difusión de esta cultura que considera patrimonio de su provincia, exhortándolos a todos los que saben hablar quichua que no dejen de hacerlo.

Don Sixto realizó la traducción al quichua de una de las magníficas obras de la literatura, “El Martín Fierro”, como una forma de reivindicar las raíces y el sentimiento de sus hermanos quichuistas, herederos de una raza y filosofía ejemplo de vida para la humanidad.

He aquí un verso en quichua y su traducción para compartir con Uds. queridos lectores…


Tian qaris cienciamanta

apinku umankuna untata;

sabius tianku túkuy layas,

nini, mana yachaq kachkas:

aprendenaykita achkata

aprendey allis imata

 

Traducción:

Hay hombres que de su cencia

tienen la cabeza llena;

hay sabios de todas menas,

más digo, sin ser muy ducho:

es mejor que aprender mucho

el aprender cosas buenas.